miércoles, 10 de octubre de 2012

Flash.




Flash. Cámara. Gritos. Flash.
Ella camina por la alfombra roja, sonriéndoles a los fotógrafos. ¿Qué es lo que piensa? Ni ella misma lo sabe. No se está preocupando si se ve bien o si su vestido se luce, no, ella no es de esas. Debe estar rezando para que acabe esa maldita alfombra y poder calzarse sus zapatillas.
Sigue sonriendo. Posa para las cámaras. Se acerca el momento de las preguntas. ¿Lo obvio? Preguntas acerca de su novio. Sonríe. Omite respuesta. Siguiente pregunta.
¿Su novio? Puede que esté ahí mismo, o puede que al otro lado del mundo. No responde acerca de él porque es su vida privada ¿no? No necesita contar que hace poco lo vio. Que salieron juntos logrando pasar desapercibidos. No necesita contar lo tan enamorada que se encuentra… al fin y al cabo ellos lo saben todo. O casi.
Sigue adelante. Más preguntas, más sonrisas. Se da por terminada la alfombra roja. Últimas fotos. Flash. Y ella decide salir de ahí. Suele agobiarse un poco con la prensa ¿quién no? Sube a su auto y respira más relajada. Lo primero que hace es sacarse los tacos. “¡Dios, que dolor de pies!”  Vuelve a suspirar y se recuesta en la silla hasta llegar a su nuevo destino.
Le da las gracias al chofer, se baja y entra a su casa. Una luz encendida. Una persona adentro. Sube las escaleras del porche, abre la puerta y se encuentra con la mejor compañía que pudo tener.
—Hola, amor.
Su novio se acerca y la besa en los labios. Ella suelta los tacones y enlaza sus dedos a los cabellos de su chico.
¿Su novio? Habían preguntado los paparazzi. Aquel chico que le causo agrado desde la primera vez que lo vio, con quien pasó horas riendo y pasando un buen rato. Con quien salió a escondidas de vez en cuando, corriendo del acoso de la prensa. Pero siempre juntos. De la mano. Aquel chico de lindos ojos que la hipnotizaban sin necesidad de un péndulo. Aquel chico, su chico, que aunque le dieran toda la fama que ha soñado, ella nunca cambiaría.
Flash. Foto. Paparazzi. Portada. Escándalo.
Sabía que de eso no escaparía, que la continuarían siguiendo fuera donde fuera. Ella había aprendido que ahora un flash, era parte de su vida.


Hi guapas! :)
Emms.. okay, está algo inspirado en Kristen Stewart... okay, puede que sea fan de Robsten  jeje :$
¿Se  imaginan viviendo una vida así? Con tanta gente pendiente de lo que haces y lo que no .-. No sé si yo podría... ¿Y el amor? Creo que debe ser lo más difícil de ser famosa /: 
Espero que les  haya gustado, un beso! :)

PD: Había subido uno antes, pero al parecer nadie lo leyó :c
Aquí el link ---> 20 de Enero

6 comentarios:

  1. Me encantó amigaaaaaaaa! Es que era tan kristen y luego cuando llega a la casa vi claramente a Robert jajaja. Fue como chistoso :x. Y nada, tú sabes que escribes genial.
    Te ami linda y ahora leo la entrada anterior que no me apareció en el escritorio o se me pasó, no recuerdo ):

    ResponderEliminar
  2. Lindaaaaaaa, desde que vi la foto de ella me empecé a imaginar la historia con ella como protagonista y bueno, cuando apareció el chico Robert cayó en mi mente, aunque no, yo no soy fan de ninguno de los dos, su pareja me gusta :B

    Me encanto la historia, porque en verdad debe ser complicado, me parece que yo tampoco aguantaría tanta presión y cero privacidad :S pero bueno, por eso no somos famosas (? jajajaja

    Lindaaaaaaaaa, perdón, me habíoa colgado en pasar por este blog, pero igual solo me había perdido dos historias estoy feliz de estar al día :)
    Espero que andes mas que geniaaaaaal y que nadie se pierda de estas estupendas historias :B

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me encanta tu blog :D
    Tengo un nuevo blog, si puedes sigueme :D
    http://mislocurasmimundo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu blog...
    Te sigue en los 2 jeje :D...

    Besottez Quimikos ^^♥!!!!!!!

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto
Chile
Adolescente con muchos sueños en camino a cumplirlos. Soñadora empedernida que intenta vivir la realidad...